cintiasmblog@gmail.com

martes, 22 de noviembre de 2016

Mi experiencia en el segundo parto

¡Hola a todos! Ya veis que apenas tengo tiempo de pasar por aquí; y es que todavía nos estamos adaptando a la nueva situación que tenemos en casa con la llegada de nuestra pequeña. Aunque se me está haciendo más fácil de lo que pensaba, ya que tenemos otro hijo  que también requiere de nuestra atención.

Hoy vengo para contaros mi experiencia en este parto; y la verdad, no ha tenido nada que ver el uno con el otro. El primero fue horrible y me da mucha pena recordarlo tan espantoso. Pasé muchísimas horas en el hospital esperando dilatar hasta los 3 cm y que me pusieran la epidural, el trato de los médicos fue penoso y muy triste, no me hicieron caso en ningún momento y solo se quejaban de que yo chillaba mucho y no así no podían hacer su trabajo; se me pasó el efecto de la epidural; me cosieron mal (que eso hizo que estuviera con dolores muchísimos meses después)... en fin, una infinidad de acontecimientos que hicieron que pensara en lo mal que lo iba a volver a pasar con el segundo parto. Pero, para mi sorpresa y gracias a Dios, fue muy diferente.
Todo comenzó el 9 de Noviembre por la noche. Me empezaron a dar contracciones un poco más fuertes que semanas anteriores, pero eran irregulares y pensaba que seria una falsa alarma ya que aún podía soportar el dolor y esperaba que fuesen como las que me daban con el primero.
Estaba un poco asustada porque justo al día siguiente me iban a ingresar para provocarmelo, ya que estaba de casi 42 semanas, y dicen que con la oxitocina duele más. Pero, por suerte, me puse de parto yo solita (sería del miedo que tenía en el cuerpo xD) y de madrugada nos fuimos para el hospital. Mi sorpresa fue que cuando llegué y me reconocieron ya estaba de 3 cm (con lo que me había costado la primera vez), enseguida me ingresaron y llamaron al anestesista. Sólo tuve que aguantar un poquito más los dolores hasta que me hiciera efecto la epidural, y enseguida estuve de 10 cm, pero se ve que la niña aún estaba muy arriba y tuvimos que esperar dos horitas para ver si bajaba por su cuenta, Pasadas estas horas la matrona me dijo que ya podía empezar a empujar.
Después de un ratito, nuestra pequeña ya estaba con nosotros, aunque de pequeña nada, porque pesó casi 4 kg 300 g, y no me dolió nada, me desgarré muy poco y me echaron muy pocos puntos.
Ahora entiendo a la gente que me decía que el segundo no les dolió nada y que fue un parto bonito. Sin duda yo lo recordaré así. Dentro de todo lo que ocurre en un parto, fue precioso. Me sentí querida y atendida por todos los médicos (claro está que no fue en el mismo hospital donde di a luz la primera vez, que no se si tendrá que ver, pero hace dos meses mi hermana también dio a luz en ese hospital y la trataron igual de mal que a mi o peor...) Me trataron super bien en todo momento, poniendo todos los remedios posibles para que yo no sintiera ningún tipo de dolor.

Sinceramente, me ha encantado mi parto, por cómo transcurrió todo... por cómo aguanté el dolor de las contracciones en mi casa aún siendo tan miedica para el dolor; por llegar al hospital y que todo fuera tan rápido; por disfrutar a fondo del parto y estando después tan entera y encontrándome tan bien (tan sólo un poco cansada). Estuve feliz viendo como los médicos hacían partícipe a mi marido en todo momento, incluso pidiéndole su ayuda para que yo estuviera más cómoda. A la niña me la dejaron en todo momento encima mía y cogió enseguida el pecho. Al cabo de las horas empezaron los famosos entuertos, pero puedo decir que son los únicos dolores que he tenido después, pero por lo demás todo genial. Yo estoy fantástica y pletórica, no estoy cansada (tan sólo el cansancio típico de dormir pocas horas) y me encuentro con fuerzas para hacer de todo.

¡Sin duda ha sido inolvidable, y estamos muy felices de que todo haya salido tan bien! Álvaro se ha adaptado super bien a la nueva situación y estamos muy contentos de ver como trata a su hermanita.

El mayor regalo en este vida es el de poder ser PADRES.

¡Hasta el próximo post! Muackssss ;)

viernes, 4 de noviembre de 2016

Muffins de yogurt con pepitas de chocolate y frambuesas

¡Hola a todos! hoy os traigo una receta de unos muffins que están deliciosos.

Para ello, vamos a necesitar:
  • 100 gr. de mantequilla
  • 180 gr. de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 200 ml. de yogurt natural 
  • 60 ml. de leche
  • 275 gr. de harina para bizcochos
  • 120 gr. de pepitas de chocolate

¿Cómo se hace?
En primer lugar, batimos la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema ligera y esponjosa. 



Añadimos los huevos de uno en uno, antes de añadir el segundo tenemos que observar que el primero ya está completamente integrado.


A continuación, incorporamos la leche y el yogurt, y batimos un par de minutos más.



Tamizamos la harina y la vamos añadiendo poco a poco sin dejar de remover hasta incorporarla por completo.

Por último, podemos añadir las pepitas de chocolate y frambuesas a la mezcla, o bien las echamos cuando tengamos los moldes rellenos de la mezcla. Rellenaremos los moldes hasta 3/4 partes de su capacidad.


Meteremos los moldes al horno (previamente calentado) a 190º durante 25 minutos o hasta que al insertar un palillo, éste salga limpio.
Retirar del horno, dejar enfriar unos minutos y luego sacar los muffins del molde para dejar enfriar a temperatura ambiente.


¡Es sorprendente lo fáciles que son de hacer y lo riquísimos que están!

Contadme si los habéis hecho y si os han gustado. ¡Hasta la próxima! ;)