cintiasmblog@gmail.com

sábado, 1 de abril de 2017

Todo muy bonito, pero ¿y ahora que?

Holaaa a todos!!!!!! Cuántos días sin pasarme por aquí, pero es que tenemos el ordenador roto y no he podido subir contenido, y no se cuanto tiempo vamos a estar sin PC... Me he leído el libro de Susana Moreu, "...Y FUERON FELICES", y la verdad es que me ha gustado mucho. Es difícil encontrar un libro que hable del amor, el matrimonio... y tenga tanta razón. En posts anteriores ya publiqué ciertas cosas que me parecieron muy bonitas e importantes, y hoy os traigo otra capítulo que me parece bastante acertado, sobre todo para aquellas personas que han decidido compartir sus vidas con otro.

Todos nos casamos teniendo claro que van a venir problemas, aunque cuando llegan siempre nos sorprenden. Podemos estar abajo y subir, todo es normal... ¿pero que pasa cuando estamos abajo?
Tenéis claro que sois el uno para el otro. Por algún motivo concreto, o por la suma de muchos detalles absurdos, hay algo que no funciona. En otra temporada, ésto no tendría ninguna importancia, pero, ahora, os ha pillado más flojos; por cansancio, por lo que sea... De repente, se rompe la comunicación, no existe forma de conectar, todo lo que os unía, ahora os separa. Tenéis buena voluntad, pero no sabéis salir de ahí.
¿Que hago? Todo ésto es muy normal... ¿pero cómo salgo de aquí?

a) Catalogar el problema.

Lo primero que hay que hacer es analizar sin magnificar el problema, darle la importancia que tiene, sabiendo que ese distanciamiento puede estar motivado por un problema externo o interno a vosotros.

b) Sobreponerme a la situación.

Ser lo más objetivo posible (ésto, a veces, es bastante complicado) para darle su justo enfoque. No dramatizar. Tener claro que si "yo estoy bien, nosotros funciona mejor".

c) Pensar en que puedo mejorar yo.

Si quiero que mi pareja mejore en algo ante todo he de proponerme mejorar yo en la carencia que observo en el otro.

d) Comunicación.

Dejar pasar el tiempo en medio de una tormenta es una decisión muy sabia, y si es para afrontar con mayor serenidad un problema mejor, ya que si no puedo comenzar una conversación con buen tono lo mejor es dejarlo pasar. Ahora, dejar temas pendientes es como dejarse "un muerto" en el fondo de la piscina, con el tiempo siempre sale.
Como siempre, la solución es buscar la mejor situación para que pueda existir comunicación, y entonces, hablar, hablar y hablar de todo. De lo que pasa, de como nos afecta, reconocer que ahora estoy un poco baja/o, que me cuesta ésto y aquéllo, decir lo que siento sin juzgar los sentimientos del otro, ni juzgar su actitud. Tenemos sensibilidades distintas y debemos darnos a conocer. Es importante saber pedirse ayuda mutuamente. En la mayoría de los casos, esa ayuda será nuestro amor incondicional mutuo, en otras, las menos, será ayuda profesional.
Mucha gente piensa que quererse es estar de acuerdo en todo. En realidad sólo tenemos que estar de acuerdo en unos pocos temas fundamentales. No debemos olvidar que el amor y la libertad están estrechamente unidos.

e) Pedir perdón.

Siempre podemos mejorar, y no hay mejor forma de empezar una conversación, en estas situaciones, que pidiendo perdón.
No es el matrimonio lo que debemos romper, especialmente cuando se nos presenta un bajón, sino nuestros sueños e ilusiones irreales..
Me quedo con la infinita satisfacción de pedir perdón y ser perdonado por la persona que me ama, además de ser muy reconfortante, nos hace mejores personas.

f) Dar el do de pecho.

Si tenemos claro que nuestro matrimonio es lo más importante, a veces, será preciso que uno de los dos, y es preferible que cada uno piense que tiene que ser él, de una vuelta de tuerca, ponga en juego su voluntad y quiera querer. Ésto es muy fácil de escribir, pero muy difícil de hacer. ¡Qué difícil es tras una mala racha sorprender al otro/a con su plato favorito o regalarle una caja de bombones...!
¡Haz la prueba! el 99% de las veces no te arrepentirás.
Como el dicho que hay: "si luchas puedes perder, pero si no luchas ya has perdido".
No olvidemos que para reconquistar a un hombre hay que crear un clima en el que "se sienta a gusto",
y para que una mujer esté bien no hay nada más eficaz que hacerla sentir que "es amada".

g) Evitar disputas en la medida de lo posible.

Lo más fácil para superar una crisis es no tenerla de verdad... El anticiparnos a los problemas, el analizar las causas inmediatas y futuras de un tropiezo mal entendido, rifirrafe, discusión... nos pueden evitar más de un disgusto, por no hablar de distanciamientos absurdos que enfrían nuestra relación.

APRENDER A QUERER

Si no se cuida el amor, si no se quiere querer, el amor se pierde, se esfuma... y no podemos permitirnos el lujo de descuidar el amor.
Es infantil pensar que a nosotros no nos van a venir momentos difíciles, enfermedades propias o de algún ser querido, problemas con los hijos, tensión en el trabajo, estrecheces económicas, distintos puntos de vista ante problemas pequeños o importantes... y así, hasta el infinito. Sólo si los dos hemos "asumido un compromiso fiel al amor" podremos superar, torear, las circunstancias. Las dificultades son algo ordinario. Los contratiempos nos unen, pero sería tonto no reconocer que también desunen.
Tenemos que aprender a convivir con la realidad. Mucha gente quiere vivir en paz sin luchar.

Y es que en esto del AMOR hay que dar la talla. Amar implica un esfuerzo, ya que el acto más propio de amar es darse.
En un amor maduro encontramos mayor felicidad en dar que en recibir.


Espero que gusten estos posts que escribo de vez en cuando; a mi me hacen muy feliz poder compartirlos vosotros. No se cuando volveré a pasarme por aquí, así que os mando muchos, muchos, muchos besos!!! Si queréis saber más de mí podéis seguirme en todas mis redes sociales!!!💋💋💋


YOUTUBE: https://www.youtube.com/channel/UCVN_HU8sepBPjY36U1Q2bNw
FACEBOOK: https://www.facebook.com/
INSTAGRAM: https://www.instagram.com/cintiasmchannel/


No hay comentarios:

Publicar un comentario